Miércoles, 16 de Abril, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

La nueva cédula

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-47,770 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
5/3/2013
Surgimiento de una nueva clase social, ¿Cuál?

Compartir:

 

Los tecnócratas al servicio de los políticos que logran alcanzar el poder en los países - los economistas -, cuya esencia  profesional disciplinaria, es la considerada seudo satisfacción de las necesidades humanas y sociales, propósito que en realidad nunca se obtiene, debido a que se procura normalmente en base a la definición de modelos estructurales en ese orden, soportados en su mayoría sobre teorías que no se acaban de demostrar, por estar sustentadas en supuestos “aéreos”, promedios estadísticos, siempre subjetivos, análisis e interpretación de las llamadas series históricas, todos en cuanto a la producción, distribución, como el consumo de los bienes y los recursos naturales. También, como lógico entender, lo nunca ausente, la defensa de intereses grupales incidentes a ponderar.

Ésos, que siempre han clasificado las clases que componen las  sociedades según el poder adquisitivo que se tenga, en términos de sufragar los bienes y servicios requeridos, como  los superfluos también, en: pobre, media y rica, ahora tendrán que ir pensando en sustituir las dos primeras por una sola conjunta - nueva -, que bien podría denominarse, NADCRIM, con un sonido medio americanizado incluso, como a ellos les gusta. 

La así considerada, es una capa social muy in crescendo, dentro de la cual se desarrollan actividades que vienen resultando bastante lucrativas; y que, obviamente, permiten la generación de ingresos para satisfacer necesidades perentorias, y botaratas, que deben ser incluidas dentro de los parámetros de medición que utiliza dicha ciencia para sus evaluaciones y pronósticos de crecimientos nacionales, en tal sentido. 

Aunque quizás parezca una concepción osada, la fehaciente realidad es que, tanto el narcotráfico, como la delincuencia y la criminalidad, son industrias que se han venido creando con el paso del tiempo, producto principalmente de las desaprensiones de los políticos, y de los malos gobiernos que esos actores representan, actuando siempre  muy al margen de los imperiosos requerimientos sociales. 

Luego ocurre que, los mandantes de nuevo cuño, con la asesoría directa de sus tecnócratas serviles, los economistas, sólo hacen uso de dos herramientas potenciales para la adquisición de recursos financieros, a los fines de poder satisfacer las necesidades sociales a cargo, como cubrir los demás gastos inherentes al Estado, según se alega: imposición de tributos, y endeudamiento externo, que gravitan ambos sobre las clases más necesitadas; el primero en lo inmediato; y, el segundo después, cuando haya que honrar los empréstitos concertados, ¡los paga el pueblo con más impuestos!

Pero además está, el otro flagelo muy lacerante por cierto, la corrupción administrativa estatal, sin real voluntad controladora y punitiva, cuyos efectos golpean a los habitantes de los países, e inducen a la propensiones delincuenciales entonces. 

Así, aunque con las desigualdades obvias, podremos subsistir en conjunto,  es la forma en que mucha gente, principalmente joven, viene pensando aquí, como en otras latitudes mundiales, lamentablemente.

Lo que se acaba de ver por ejemplo en la República Dominicana, es una razón obligada para el fomento de la clase NADCRIM, que crece a pasos agigantados.  Se impuso a rajatabla un paquetazo tributario extremo, sin reparar en el golpeo sistemático de que las clases pobre y media  han venido siendo objeto durante los últimos años, y los efectos desbastadores producto de este tipo de medida.  Pero además, tienen el fardo de los cobros abusivos por el consumo imprescindible de los carburantes y la electricidad.

Sin embargo, la población desposeída nuestra no puede tener acceso a los servicios de salud en los hospitales públicos, por las tantas carencias que se verifican en los mismos.  Tampoco a una educación básica eficiente y oportuna, como a otras facilidades que debe proporcionar el Estado, que también son muy necesarias. 

Toda esa actitud fiscalista estatal, “facilonga” para recaudar, sin tomar en consideración la deprimente escala salarial promedio que se tiene en la nación dominicana, obliga a mucha  gente a tener que buscársela como venga, para no perecer, aunque sea teniendo que mal vivir, rodeada de precariedades a granel,  y de limitaciones por doquier.  

En estos momentos, el Estado aquí para completar, se ha convertido en condueño de los pocos chelitos que las personas logran ahorrar, pues hay que compartir con el mismo los míseros intereses que se reciben.  ¡Eso es el colmo!, como dice la población afectada. 

Y, mientras más se presiona impositivamente a los miembros de la sociedad nacional, amén de continuar cogiéndose dinero prestado, las riquezas naturales sustitutivas, con las que muchísimas cosas se pudieran remediar, se entregan casi “graciosamente” a inversionistas extranjeros, y a grupos de comerciantes locales, como son los casos que han estado ocupando últimamente la atención nacional, los relativos a la Barrick Gold, Bahía de la Águilas y Loma Miranda, en vía, entre otros.

Entonces, ¿cuál es el camino que se les está dejando a los pobres, como a la clase media de la República Dominicana?, seguir aumentando la conformación de NADCRIM, para poder los componentes de ésa, resolver sus problemas acuciantes, e intentar llegar hasta la capa social rica, y si es posible, poder vivir a cuerpo de reyes también.  

Economistas, por la forma en que  está presentándose la cosa en este país, y otros, vayan definiendo y diseñando un nuevo modelo en el que interactúen esos dos segmentos sociales, los NADCRIM, y los ricos de siempre.  Habrá que determinar nuevas formulas para los cálculos del PIB, sumatoria de todas las rentas que se han generado, y el crecimiento económico, incluyendo las variables relativas a los primeros. 

www.RFCaminemos.WorldPress.com

Autor: Rolando Fernández

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
Santo Domingo, Viernes 11 de Abril 2014.- El Centro Comercial Sambil sirvió de marco para la puesta en escena de la 5ta. Versión del evento “Prevenir es Vivir”, el cual fue dedicado este año a la Mujer y donde se reconocieron por su ardua labor en el sistema de prevención al Ministro De Salud Publica Dr. Lorenzo Wilfredo Hidalgo Núñez y el Dr. Félix Hernández, Director del Hospital Traumatológico Dr. Ney Arias Lora, profesionales de la salud.
INTEC gradúa primera promoción de su Instituto de Estudios Especializados en Banca 
Leer Más [+]
AMResorts y Unlimited Vacation Club por tercer año consecutivo reciben reconocimiento Gold Crown
Leer Más [+]
Lémon Fashion abre sus puertas en Galería 360
Leer Más [+]
CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com