• RD$199.60Gasolina Premium
  • RD$184.00Gasolina Regular
  • RD$153.60Gasoil Optimo
  • RD$140.60Gasoil Regular
  • RD$88.80GLP
  • RD$23.22Gas Natural
  • RD$106.30Avtur
  • RD$82.63FuelOil
  • RD$130.50Kerosene

Tasa de Cambio

RD$45.50CompraRD$46.03Venta
RD$49.00Compra RD$55.00Venta
Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin
EDICIONES ANTERIORES ENVÍANOS TU DENUNCIA

La profecía bíblica sobre el regreso de los judíos a Israel, los bombardeos del Líbano y el sentimiento de los dominicanos

Milton Olivo

En el año 1165 antes de Cristo (AC). Babilonia (Hoy Iraq) y su rey Nabucodonosor,  invaden y destruyen a Israel y se llevan esclavo a sus habitantes y reyes. Años después los Persas (Hoy Irán),  derrota a los Babilonios y el rey Ciro libera a los Judíos permitiéndole volver a su país. 1235 años después, en el año 70  (DC) los Romanos repiten la acción de los Babilonios con los Judíos, destruyendo su país y dispersando su gente por el mundo.

Hasta que después de la matanza de judíos perpetrada por Hitler en 1948, los Judíos con el apoyo de las principales potencias vuelven a Israel después de 1888 años de estar dispersado por el mundo.

Dice la palabra en  Ezequiel 36: 24-38: "Y yo os  tomare de las naciones, os recogeré de todos los países y os traeré a vuestro país.

Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de toda vuestra impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré.

Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.

Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mi estatutos y me guardéis mis preceptos y los pongáis por obra.

Habitareis en la tierra que dí a vuestros padres, y vosotros seréis mi pueblo y Yo seréis vuestro Dios. Yo os guardaré  de toda vuestra impureza. Llamaré al trigo y lo multiplicaré y no os expondré más al hambre.

Multiplicaré asimismo el fruto de los árboles y el fruto de los campos, para que nunca más recibáis oprobio de hambre entre las naciones.

Os acordareis de vuestra mala conducta y de vuestra obra que no fueron buenas, y os avergonzareis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones.

No lo hagos por vosotros, dice Jehová, el Señor, sabedlo bien. ¡Avergonzaos y cubríos de deshonra por vuestras iniquidades, casa de Israel!.

"Así ha dicho Jehová, el Señor: El día que os purifique de todas vuestras iniquidades, haré también que sean habitada  las ciudades, y la ruinas serán reedificadas.

La tierra asolada será labrada, después de haber permanecido asolada ante los ojos de todos los que pasaban. Y dirán: "Esta tierra desolada se ha convertido en un huerto de Edén, y esta ciudades arruinadas, desoladas y destruidas, están fortificadas y habitadas".

 Y las naciones que queden en vuestro alrededores sabrán que Yo reedifique lo que estaba derribado y planté lo que estaba desolado; yo, Jehová, he hablado, y lo haré.

 "Así a dicho Jehová, el Señor: Aun me suplicara la casa de Israel para que le haga esto: multiplicaré los hombres como se multiplican los rebaños.

 Como las ovejas consagradas, como las ovejas de Jerusalén en sus fiestas solemnes, así las ciudades arruinadas serán llenas de rebaño de seres humanos y sabrán que yo soy Jehová.

 Desde esta isla de Quisqueya, ubicada en el mismo trayecto del sol, acariciada por  las calidas  y perladas aguas del impetuoso Mar Caribe, aun disfrutando de los bellos y múltiples paisajes de nuestro ambiente tropical. No podemos -los dominicanos-  dejar de estremecernos de horror ante el terrible sufrimiento de los niños y mujeres del Líbano.

 Aunque tampoco podemos ser indiferentes al dolor de los ciudadanos que sufren en Israel.

 El clamor de nuestro pueblo es: ¡Ya basta de sangre y dolor!.

 Dirigentes de Israel, no olvidéis la palabra de Jehová: “Os acordareis de vuestra mala conducta y de vuestra obra que no fueron buenas, y os avergonzareis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestra abominaciones.

 Haced justicia -pedimos- y cumplan con el mandato de las Naciones Unidas  dividiendo  el territorio, entregándole lo que le corresponde a Palestina,  para terminar  definitivamente con esta carnicería.

 Por los niños Judíos, por los niños Palestinos y por los niños del mundo.  No tentar una vez más la paciencia del Señor.

 ¡Avergonzaos y cubríos de deshonra por vuestras iniquidades, casa de Israel!.

 Haced honor con vuestros actos a la palabra de Jehová cuando dijo: "Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne".

milton.olivo@gmail.com

COMENTARIOS

Comentarios

Envíanos tus denuncias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin

© Copyright 2016 El Nuevo Diario. todos los derechos reservados.
Página web desarrollado por Merit Designs

Top