Jueves, 24 de Abril, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

Llevar nuestros temas a las aulas

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-431,850 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
3/2/2012
Ahmadinejad: ¿Por qué tanto interés Iraní en América Latina?

Compartir:

 

La gira que realizara el presidente Iraní Mahmoud Ahmadinejad a Latinoamérica, con el objetivo de reunirse con los mandatarios de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Ecuador, provocó una reacción inmediata del gobierno estadounidense. Tal fue la preocupación norteamericana ante estas visitas que la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, les sugirió a los países latinoamericanos que evitaran expandir sus relaciones con Irán; la sugerencia “sonó” como advertencia. Esta postura hace referencia a un solo elemento del tranque, debido a que sólo enfoca la “lucha de toga” entre Estados Unidos e Irán. Pero nadie se refiere a los elementos que motivan a Irán a vincularse con países latinoamericanos, y las posibles implicaciones para nuestro hemisferio La respuesta la encontramos en dos diferentes planos: el económico y el geopolítico.

En el plano económico, Irán está encarando nuevas sanciones impuestas por la Unión Europea contra sus importaciones de crudo. Además, legisladores y representantes del Departamento del Tesoro Norteamericano están hoy día (jueves, 2 de Febrero) realizando votaciones para la implementación de nuevas sanciones en contra de Irán (estas nuevas sanciones responden, según Estados Unidos, al desarrollo Iraní de un programa nuclear con fines militares). El objetivo de estas sanciones es claro: evitar que Irán pueda obtener ganancias por la venta de crudo, vetando transacciones comerciales con el Banco Central de Irán, institución que maneja la totalidad de las finanzas gubernamentales de la nación islámica. La exportación petrolera es la fuente de ingreso más importante de esa nación, y sanciones en contra de la comercialización del crudo implicaría un golpe para su economía, por ende influenciando la postura Iraní ante su programa nuclear.

Sin lugar a dudas, las repercusiones de estas sanciones debilitarían de manera considerable la economía Iraní, poniendo en peligro la frágil estabilidad del régimen. Como resultado, Irán ve como salvo-conducto a países latinoamericanos como Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia y Nicaragua, buscando a través de relaciones comerciales esquivar las sanciones. Esto amortiguaría el efecto de dichas sanciones, permitiendo la entrada de divisas utilizando mediadores desconectados legalmente de su sistema financiero. De hecho, Venezuela ya le ha ayudado al régimen Iraní a evadir sanciones bancarias e industriales que pesan sobre sus proyectos militares. Para esa nación suramericana no sería un problema ofrecer el mismo tipo de ayuda ante la nueva ola de sanciones contra el crudo exportado por Ahmadinejad.

En el plano geopolítico, la nación islámica busca a como dé lugar, construir un puente estratégico en Latinoamericana, justamente en el “patio” norteamericano. Alinearse con naciones “anti-imperialistas” en América Latina representa, ante los ojos de Irán, uno de los tantos movimientos tácticos para establecerse en el tablero global como una potencia mundial con influencia en nuestro hemisferio. Es una cuestión de extender sus tentáculos y asegurar apoyo en naciones de Occidente, utilizando como mecanismo de proliferación la retórica en contra del gobierno estadounidense.

Como era de esperarse, esta relación simbiótica entre Irán y gobiernos de izquierda en Latinoamérica preocupa a los Estados Unidos, específicamente por las implicaciones que dichas relaciones acarrean en materia de seguridad. Irán, quien utiliza como arma de su política exterior al grupo terrorista Hezbolá, podría explotar los convenios comerciales con países latinoamericanos no sólo utilizándoles como catalizadores para esquivar sanciones a sus exportaciones de crudo y su sistema bancario, sino también haciendo uso de sus “proxies” y sistema de inteligencia para asegurarse un protagonismo en regiones de nuestro continente que, en teoría, le facilitaría una “palanca” en la mesa de negociaciones en cualquier foro mundial (o, directamente, con Estados Unidos). Estos pasos significarían un deterioro en el plan de seguridad nacional norteamericano, elemento que no puede ser conveniente para ningún país Latinoamericano.

Autor: José Ernesto Devárez hijo

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
En el marco de la celebración de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo, el Banco Central puso en circulación cuatro  nuevas obras sobre historia, narrativa, crítica literaria y cultura,  en una ceremonia encabezada por su Gobernador, licenciado Héctor Valdez Albizu. Las obras publicadas son “Juan Pablo Duarte y la Venezuela del Siglo XIX. Historia y Leyenda”, de  los  intelectuales venezolanos Cecilia Ayala Lafée, descendiente del Padre de la Patria Juan Pablo Duarte, Werner Wilbert y Ariany Calles; “Estudios literarios dominicanos”, del catedrático dominicano residente en los Estados Unidos Manuel A. Ossers;  “Era lunes ayer”  del narrador Máximo Vega; y “La cultura en el Banco Central.  Discursos 2012-2014”, del licenciado Héctor Valdez Albizu, Gobernador del Banco Central.
Vuelve “Bosque Jurásico 2” a Republica Dominicana
Leer Más [+]
Industrias San Miguel del Caribe (ISM) realiza primer Foro de Periodismo
Leer Más [+]
Bahía Príncipe Hotels & Resorts recibe premios Gold Crown Resort por parte de RCI
Leer Más [+]
Cava Freixenet lanza promoción en Redes Sociales
Leer Más [+]
Huggies se une a la tienda virtual lacuna.com.do
Leer Más [+]
Pellerano & Herrera anuncia entrada del Lic. Vitelio Mejía Ortiz
Leer Más [+]
CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com