• RD$192.00Gasolina Premium
  • RD$172.70Gasolina Regular
  • RD$146.30Gasoil Optimo
  • RD$131.00Gasoil Regular
  • RD$88.60GLP
  • RD$23.22Gas Natural
  • RD$90.80Avtur
  • RD$68.83FuelOil
  • RD$113.90Kerosene

Tasa de Cambio

RD$45.30CompraRD$45.88Venta
RD$49.00Compra RD$54.95Venta
Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin
EDICIONES ANTERIORES ENVÍANOS TU DENUNCIA

Radio Guarachita, sosten del crecimiento urbanístico de Santo Domingo

Gerson de la Rosa AB IMO PECTORE

Aquellos, como yo,  que, aunque nacieron en la capital, sus padres son de ascendencia campesina, les debemos mucho a Radio Guarachita. ¿Quién se puede imaginar el crecimiento poblacional de Santo Domingo sin el apoyo de los servicios públicos de esa tan penetrante, servicial y humana radiodifusora? ¡Cuántos campesinos perdidos y acercamiento entre miembros de comunidades distantes y los suyos en la capital fueron acogidos y enlazados por esta! Esto la convirtió, sin lugar a duda, en la más importante de su género durante varias décadas.

Hablar de ésta hoy poco escuchada emisora trae nostalgia. Son inolvidables las tardecitas escuchando las programaciones que atenuaban el peso que sentían nuestros padres al estar lejos de sus lugares de nacimiento. Recordamos de forma especial como estos esperaban los “servicios públicos” que podían ser en cualquier momento. ¡Cuánta atención! ¡Imagínese, ese era el único enlace con sus comunidades! A través de esta recibían y enviaban informaciones de la situación de salud de su familia, de si iban, si venían y del deseso de algunos de ellos.

A través de esa radioestación nos enterabamos si estaba perdido alguno de nuestros familiares. No son pocos los que se aventuraron a salir de sus comunidades a casa de algún pariente en la capital sin conocer la dirección. A muchos hubo que ir a buscarlos directamente a la emisora que tenía su sede en la calle Palo Hincado. No exageramos si desde allí empezamos a contar las distancia en kilómetro hacia cualquier punto del país. De allí irradiaba todo. Este fue el canal más expedito de llegar a la inmensa mayoría que vivía en las zonas rurales y se desplazaba a la hoy gran urbe.

Más que una función comercial, esa emisora jugó un rol social de incalculable valor. Los locutores que dirigían sus programaciones eran voces muy cercanas. Radamés Aracena, director de ella, además de identificar sus programaciones con la mayoría, logró comprender el dolor de una población que estuvo en transición de lo rural a lo urbano. Otros locutores destacados allí fueron Freddy Ortiz Landrón, María Victoria, Ciprian Hamburgo y otros. Sus horarios acompañaron la formación de todos esos cinturones de miseria que actualmente poco a poco han mejorado. Los artistas que se proyectaban por esta eran de procedencia, por igual, rural y tenían los sentires y las expresiones del campo.

Se dice que fue Juan Luis Guerra que popularizó la bachata. Quienes esto aseguran, olvidan la presencia activa de Radio Guarachita en la difusión de esta música. También olvidan, los bares de mala muerte, donde bajo trago, tenue luz de color y mujeres escandalosas, se bailaba y disfrutaba la mal llamada música de guardias o bachata. Por ahí andan esos cantantes que a través de la ya mencionada emisora, pusieron a gozar, con los mensajes de amor y desamor a esa población de procedencia campesina.

Esas raíces que supo explotar Radio Guarachita cohesionó a la población que, de diferentes zonas, emigró a Santo Domingo. Esta ayudó a que las diversas características locales de los sentimientos, el hablar, ciertas tradiciones y otras, se fundieran creando armonía y respeto entre individuos venidos de diferentes realidades. Este es un fenómeno aún poco estudiado y que merece atención y profundización.

 Los que vivimos, junto a nuestros padres ese trance, olvidamos enseñar, en nuestro rol de padres a nuestros hijos, la importancia de concerbar y cultivar su cultura. Las nuevas generaciones viven totalmente de espalda a ésta última  y su historia. Lo único que los mueve es el dinero y los placeres inmediatos. Aunque bailan bachata, poco les interesa los orígenes de esta y como ha influido en su historia reciente. Si se le trata de señalar que existe una emisora que se llama Radio Guarachita, la expresión que muestran es de desprecio a cosa caduca que pasaron de moda.

 Como padres hemos fallado. Si bien es cierto que existen algunos programas en pocas emisoras que colocan el merengue como música principal, no hemos visto una verdadera defensa, a nivel de emisoras, de nuestros otros ritmos autóctonos. Bien podríamos elaborar un proyecto en el que Radio Guarachita vuelva a ser protagonista de la defensa de esas otras manifestaciones musicales que hoy por hoy permanecen sepultadas. Las escuelas, al menos la de Santo Domingo, deberían asignar tareas a sus alumnos en las que se invite a estos a investigar sobre los aporte de esta emisora a la sociedad dominicana.

COMENTARIOS

Comentarios

Envíanos tus denuncias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin

© Copyright 2015 El Nuevo Diario. todos los derechos reservados.
Página web desarrollado por Merit Designs