• RD$212.80Gasolina Premium
  • RD$197.70Gasolina Regular
  • RD$155.60Gasoil Optimo
  • RD$148.00Gasoil Regular
  • RD$98.50GLP
  • RD$25.26Gas Natural
  • RD$111.90Avtur
  • RD$92.30FuelOil
  • RD$137.00Kerosene

Tasa de Cambio

RD$46.45CompraRD$47.01Venta
RD$47.00Compra RD$53.85Venta
Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin
EDICIONES ANTERIORES ENVÍANOS TU DENUNCIA

Los terremotos a la luz de la Biblia, causas y consecuencias

Miguel de J. Ramírez P., Siervo de Jesucristo

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad expondremos el tema: “Los terremotos a luz de la Biblia, causas y consecuencias”, esperando les sea de información y orientación.

Bien, comenzamos diciendo que un terremoto es un temblor o sacudimiento bruscos de terrenos causados  por desplazamiento de las rocas subterráneas a gran profundidad. Donde se origina el sacudimiento se le llama epicentro. Esta es la definición humana o científica.

Ahora bien, para nadie es un secreto que los terremotos dejan pérdidas en todos los sentidos, sea económico, humano, emocional; dejando destrucción de las edificaciones, casas, carreteras, puentes, muertes de personas, heridas graves, dolor emocional, sufrimiento decepción, escasez de alimentos, agua, falta de electricidad, comunicación, etc. Es algo amargo para las víctimas.

En este mismo orden de enseñanza, la Biblia da su versión de los terremotos y temblores de tierra, muy diferente a lo que la ciencia humana explica, cuando en diferentes citas lo atribuyen al control y voluntad del Creador (Dios) por su enojo e ira por el pecado y la corrupción como Ser Santo. Números 16:1 al 35.

Mis queridos hermanos y amigos, es seguro que Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) no se complace, ni se alegra de provocar un terremoto en un pueblo, una nación, un lugar, pero hay evidencia bíblica que revelan que la ira de un Dios santo (apartado del mal y contrario al pecado) de alguna manera nos muestra su indignación por el aumento de la corrupción y la maldad en todos los sentidos a nivel mundial con diferentes tipos de castigos, como lo fue el diluvio en los días de Noe, y el fuego que envió sobre Sodoma y Gomorra. Génesis, capítulos 6, 18 y 19.

Por otro lado, Dios no ha dado libre albedrío a la naturaleza, llámese mar, tierra, aire, lluvia, sol, luna, estrellas, etc., sólo los seres humanos podemos hasta cierto límite tomar decisiones, ir a lugares, obedecer o no al Creador, pero la tierra no tiene orden de temblar cuando ella quiera, ni al nivel que quiera, Dios controla su universo lo creamos o no.

Hermanos y amigos, cuando Dios descendió en el monte Sinaí para dar los diez mandamientos a vista de Moisés y todo el pueblo de Israel, este monteo temblaba y se estremecía, según Exodo 19:18. Cuando el Señor Jesucristo murió en la cruz hubo un terremoto causado por el Padre celestial en demostración de desacuerdo ante la muerte de su Hijo, aunque lo permitió por amor a nuestra salvación, mediante el sacrificio de su Hijo, según Mateo capítulo 28.

Hermanos y amigos, otras citas bíblicas de temblores y terremotos causados por Dios lo tenemos, cuando el apóstol Pablo y el hermano Silas fueron encarcelados y presos por predicar el Evangelio de Jesucristo en una ciudad llamada Filipos, mientras oraban y cantaban a Dios, el lugar tembló y todos las celdas se abrieron y la cadenas que les ataban se cayeron ante la presencia del Señor. Hechos 16:26 y como señal de los últimos tiempos y confirmación de que el retorno del Señor Jesucristo se acerca, él mismo declaró: “Habrá terremotos en diferentes lugares”, y más donde el pecado va en aumento con la adoración a los seres demoníacos, las vírgenes, imágenes, “santos”, efigies, en lugar de adorar al Creador. Mateo 24:7; Exodo 20:1 al 4; Salmos 135:15 al 18.

Por otra parte, en el Libro de Apocalipsis se registran los terremotos más contundentes a nivel global e intercontinental que dice traerá Dios sobre los moradores de la tierra, por su maldad y el rechazo a su Hijos y sus mandamientos y enseñanza en general, donde las ciudades de las naciones se caerán y las islas serán removidas de su lugar y no hay forma de cambiar el futuro colectivo, no importa lo que digan los “pare de sufrir”, los falsos profetas, los horóscopos, los brujos, los adivinos, aunque podemos escapar de estos castigos manera individual arrepintiéndonos de nuestros pecados y convirtiéndonos a Jesucristo y viviendo de acuerdo a sus enseñanzas contenidas en el Nuevo Testamento. Apoc. 6:14; Apoc. 8:5; Apoc. 11:13; Hechos 3:19.

Hermanos y amigos, Dios ha sido paciente y misericordioso esperando que le busquemos y nos preocupemos por agradarle, conocerle por medio de la Biblia, reconocerle y agradecerle por todos sus beneficios obtenidos de la fundación del mundo hasta ahora, sin embargo, qué estamos haciendo enojándolo con casamientos homosexuales, con narcotráfico, consumiendo y vendiendo todo tipos de drogas, practicando el aborto y crímenes diversos por doquier al nivel internacional, cultos a los demonios con el vudú y diferentes doctrinas malignas, grabaciones de músicas con letras dañinas a la mora y las buenas costumbres. Entonces, nos quejamos o nos entristecemos cuando vienen las plagas, los huracanes, los ciclones, los temblores, los terremotos. La tierra no es tan segura, lo que nos debe llevar a pensar en la salvación eterna del alma, aceptando a Jesucristo como Salvador y Señor por si tenemos que irnos súbitamente o subrepticiamente. Alábalo si puede… 1ra. Corintios 6:9 y 10; 2da. Corintios 15:33.

¿Cree usted que los terremotos suceden de casualidad? ¿Puede la tierra temblar cuando le parece, aunque mueran unos cuantos miles? ¿Será una manera que Dios tiene de hablarnos cuando ocurren los temblores y terremotos? ¿Estaremos seguros morando en la tierra, sin pensar en la vida eterna y sin preocuparnos de que en cualquier momento podemos irnos de aquí? ¿Piensa seguir entretenido con todas las diversiones existentes y sin buscar a Dios en su vida? ¿Sabía usted que aquí no nos vamos a quedar? ¿Tiene Dios que esperar que lleguemos a la vejez practicando toda clase de pecados para llamarnos a su presencia o puede mandar un terremoto antes?

Concluyendo, inevitablemente los terremotos seguirán aconteciendo y se incrementarán y todo esto será principio de dolores, por lo cual, como no sabemos cuál es el próximo, ni donde ocurrirá, ocupémonos, mientras podemos por agradar a Dios, buscando la salvación en Jesucristo, único camino para llegar al Padre, antes que él venga o nos llame con la muerte física. Aprovechemos el tiempo que Dios nos concede y nos llevemos de los falsos profetas que solo hablan de paz y bendición material y no alertan del peligro de no vivir de acuerdo a las normas de Dios. Juan 14:6; Juan 3:16; Juan 5:24 al 30.

Así que, ya usted y yo sabemos qué es un terremoto, qué lo produce, cuáles son sus causas y consecuencias, lo hemos visto de cerca y de lejos. Dios tenga misericordia de nosotros…

Que el Señor les bendiga y nos ayude a todos…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos y querer convertirse, le recomiendo tres pasos: 1.- Asistir a una congregación bíblica, evangélica o Pentecostal, 2.- Lea dos o tres capítulos diarios de la Biblia y 3.- Hable con Dios el Padre en oración y póngase en sus manos en todo… Perseveramos en Jesucristo asistiendo a la Asamblea de Dios Pentecostal central, ubicada en la Av. Duarte, Esq. Eusebio Manzueta, Santo Domingo, R.D.

 

COMENTARIOS

Comentarios

Envíanos tus denuncias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin

© Copyright 2017 El Nuevo Diario. todos los derechos reservados.
Página web desarrollado por Merit Designs

Top