Jueves, 24 de Julio, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

Mirarnos a los ojos

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-147,345 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
13/12/2009
Los deberes conyugales en el hombre y la mujer

Compartir:

 

Hermanos y amigos que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad expondremos el tema: Los deberes conyugales en el hombre y la mujer, esperando les sea de enseñanza, orientación y edificación.

Bien, comenzamos diciendo que todo aquel que quiere unirse en matrimonio, que quiere formar un hogar, que quiere casarse, porque está enamorado(a); porque quiere independizarse de sus padres; porque quiere tener hijos y formar familia, etc. Debe saber que tendrá responsabilidades y deberes que cumplir en lo conyugal y queremos mencionarles unos cuantos, a la luz de las normas divinas y de la realidad que nos envolverá como esposo o esposa en un hogar, según la cita bíblica siguiente: “El marido cumpla con la mujer el deber conyugal y asimismo la mujer con el marido”, 1ra. Corintios 7:3.

Ahora bien, el hombre es la cabeza del hogar, el encargado de trazar pautas, dirigir y gobernar el hogar con el ejemplo, siempre y cuando esté en capacidad emocional, física y moral, pero si no puede que lo haga la mujer. Si el hombre no es un buen administrador económicamente hablando, pues que tenga la cartera la mujer, si el hombre no tiene capacidad para cumplir sus responsabilidades, pues tendrá que hacerlo la mujer, es un asunto de disposición, sinceridad y conciencia, según la cita bíblica siguiente: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo y él es su Salvador”, Efesios 5:22 y 23. Alábalo si puede…

Hermanos y amigos, el hombre es la persona encargada de proveer para las necesidades básicas y económicas del hogar, pagar la casa, buscar los alimentos, buscar el vestido, buscar los ajuares del hogar y la mujer atender su marido emocionalmente, el aseo del hogar, el cuidado de los hijos, la elaboración de la comida, mientras esté en salud y se dedique solo a trabajar en su casa, según la cita bíblica siguiente: “Porque si alguno no provee para los suyos y mayormente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo”, 1ra. Timoteo 5:8.

En este mismo orden de enseñanza, Dios establece que cada cual cumpla su deber conyugal en el papel que le corresponde en el matrimonio, si así lo hacemos todo marchará bien, no habrá división, miseria, pleitos, irrespeto, incomprensión, desamor, sino todo lo contrario, unidad, provisión, paz, respeto, comprensión, amor, etc., según la cita bíblica siguiente: “Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido”, Efesios 5:33.

Por otro lado, si ambos trabajan en lo secular (fuera del hogar), entonces se deben dividir las labores del hogar. Uno u otro puede lavar, cocinar, planchar, asear la vivienda, etc., o pagar una trabajadora doméstica para que lo haga si poseen suficientes recursos, en virtud de que la mujer no tendrá el tiempo disponible por su labor fuera y porque también vendrá cansada al hogar, por lo cual tendrán que muchas veces, comprar la comida hecha, y dividirse los quehaceres del hogar, es una actitud de conciencia y comprensión, pero también los deberes económicos deben ser compartidos, siempre que los dos trabajen, para pagar la casa, para hacer la compra, teléfono, energía eléctrica, etc. Tito 2:3 y 4.

Mis queridos hermanos y amigos, en el jardín del Edén Dios puso claro la función de cada uno en el matrimonio al hombre lo puso para que labrara la tierra y cuidara su entorno, y la mujer para que fuera ayuda idónea para su esposo, no para el hijo, la vecina, la madre, el padre, el hermano, si ya está unida en matrimonio primero debe ser ayuda para su cónyuge y luego los demás si puede y tiene oportunidad, según la cita bíblica siguiente: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté sólo; le haré ayuda idónea para él”, Génesis 2:18… al 24. Adóralo Eva.

Por otra parte, en nuestra sociedad la mayoría de los hombres no producen lo suficiente para costear los gastos de su hogar, y esto después que vienen los hijos, muchas mujeres se ven obligadas a trabajar para ayudar en los gastos hogareños y tratar de mantener sus familias, porque los sueldos son muy bajos en nuestro país a nivel de obreros y técnicos.

Hermanos y amigos, muchos problemas ocurren en el matrimonio cuando las partes que lo unen desconocen su deber para con su pareja, no queremos proveer para las necesidades básicas, no queremos lavar, no queremos cocinar, no queremos ayudar, no queremos dar cariño, entonces para que nos casamos, si no queremos asumir nuestros deberes. Alábalo si puede… 1ra. Corintios 7:3 al 5.

¿Está usted casado? ¿Procura cumplir con sus deberes conyugales? ¿Hay que mandarle a cocinar, lavar y asear su hogar porque no sabe para qué se casó? ¿Sabe usted que como hombre casado debe pagar la casa, hacer la compra, suplir a su mujer las necesidades básicas? ¿Está ella ocupada en edificar su casa atendiendo sus labores o hay que enseñarle y orientarla para que lo haga?

Concluyendo, Dios quiere que cumplamos nuestros deberes conyugales y por eso nos da instrucciones en su palabra la Biblia, para que no fracasemos como hombre o mujer casada. Si un cónyuge incumple con sus deberes, el otro se decepcionará y es posible que se llegue a romper el hogar, pero no es culpa del Señor si no de nosotros que no hicimos lo que debíamos hacer. Así que, cumplamos con nuestros deberes conyugales y todo saldrá bien. Josué 1:7 al 9.

Que el Señor les bendiga y nos ayude…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos y querer convertirse, le recomiendo tres pasos: 1.- Asistir a una congregación bíblica, evangélica o Pentecostal, 2.- Lea dos o tres capítulos diarios de la Biblia y 3.- Hable con Dios el Padre en oración y póngase en sus manos en todo… Perseveramos en Jesucristo asistiendo a la Asamblea de Dios Pentecostal central, ubicada en la Av. Duarte, Esq. Eusebio Manzueta, Santo Domingo, R.D.

Autor: Miguel de J. Ramírez P., Siervo de Jesucristo

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
El Natural Lounge BRAZAI celebró su primer aniversario con
Sanofi presenta My Star: programa educativo para pacientes diabéticos
Leer Más [+]
Camilo Álvarez da inicio a Colombiamoda 2014
Leer Más [+]
Supermercado Nacional trae expertos en parrilladas de carnes Certified Angus Beef
Leer Más [+]
El Árbol de la Esperanza florece por nueva vez en Ágora Mall
Leer Más [+]
UNIBE realiza taller de desarrollo de paginas web
Leer Más [+]
Armada de RD recibe a ejecutivos del Banco Central
Leer Más [+]

RedesSociales

CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com